Julio y Fanny: Encontrar el amor a los 60, ¡si es posible!


Quien dice que el amor es para los jóvenes, es porque no ha conocido esta historia en particular. El amor es un sentimiento que acompaña al ser humano en el transcurso de su vida y aunque se piense que existen etapas en las que no se viven, la realidad es que se siente, en ocasiones, hasta mucho más intenso, fiel y avasallador; y es que cuando el ser humano se enamora en su etapa de juventud, quiere comerse el mundo, se viven pasiones intensas y se explora todo aquello que es desconocido en este terreno. Situación contraria se vive en la etapa adulta mayor, donde se busca un amor tranquilo, un cómplice de la aventura del envejecimiento, un amigo o amiga hasta la muerte misma. Hoy, Julio y Fanny son la muestra de que el amor nos llega sin importar la edad, el día o el lugar.

Fanny con 61 años y Julio con 65, se encontraron un día soleado en la ciudad capitalina. Fanny, quien iba en el transporte público rumbo a su casa, cuenta que vio a un hombre ponerle la mano al bus para que parara “yo apenas vi que él paro el bus, me impacte” en pocas palabras “fue amor a primera vista”. Por otro lado, Julio, quien venía de hacer unos trabajos en el norte de la ciudad como ornamentador, cuenta que ese día nunca lo olvida, “yo pare el bus, luego me subí y la vi allí sentada, iba sola, mire todos esos lugares que estaban solos y aunque tenía la posibilidad de sentarme en otro lugar, yo me senté a su lado. Apenas la vi me impacto” y así es como inicia esta historia concebida en el seno del transporte público Bogotano… donde los halagos y las historias que tan solo se logran contar en el trayecto de una hora en esta caótica ciudad, se convirtieron en la puerta de entrada a una vida llena de compañía y amor que hoy cumple 16 años.

Entre risas nos cuenta Fanny, como se arrodilló y le pidió a la Santa Cruz que le diera un compañero de vida que no fuera muy mayor porque ella ya tenía muchos años, pero que dentro de sus cualidades estuvieran el amor y el respeto. Pero sobre todo pedía, que este regalo llegara con la aceptación de sus hijos, sobre vivir esta que podría ser una nueva etapa.

“Han sido los mejores 16 años de mi vida” nos dice Julio entre lágrimas, y es que esta pareja es la muestra de que para enamorarse no existen barreras, que el apoyo del círculo familiar es un eje fundamental para su felicidad y que la soledad en muchos casos es opcional.

Conoce más de esta historia a continuación

Y tú, ¿estás preparado para encontrar el amor?

#envejecer #independencia #amistad

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo